Esta institución nace el 27 de septiembre de 1923 a instancias de un grupo de simpatizantes del remo y la natación, su primer presidente fue el Dr. Jose A. Chapo, se ubica en una zona del denominado Parque o paseo "Mitre" antiguamente una zona de la ciudad muy ceca del centro histórico de la misma donde se instalaron las tropas y baterías de artillería para la defensa de la ciudad durante la guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay, en ese mismo histórico lugar donde pasearon sus figuras hombres ilustres de nuestro país como el general, B. Mitre, Julio A. Roca, Carlos Pellegrini, Nicolás Avellaneda y muchos otros, se levantaron las primeras instalaciones del CRC, su primera sede social fue de madera y perteneció a la antigua sede del Club de Regatas América del Tigre siendo de arquitectura muy característica al estilo de los clubes náuticos de la época.

El club comienza con pocos socios y con una estrecha playa de arena sobre le río Paraná que limitaba al este con la punta Mitre, una de las siete puntas de piedra (accidente geográfico) que dan nombre a la ciudad (San Juan de Vera de las siete Corrientes), y al oeste un promontorio de piedra también en la desembocadura del arroyo "Poncho Verde". La institución va creciendo desarrollando el remo la natación y la navegación a vela. Las primeras tripulaciones que compiten a nivel nacional en remo lo hacen aproximadamente a fines de la década del '30 y comienzos de los '40 existe un famoso (para nosotros) 4+ Juniors ó "Júnior four" como se lo denominaba entonces apodado el "4 de fierro" formado por Antonio Leconte, los hermanos Miholvisevich, Fages e Ismael Condado que supo de algunas conquistas en el Tigre. Aunque en aquella época por las dificultades de largos traslados eran muy frecuentes las competencias regionales en esta parte del país donde participaban además del CRC el club de Regatas de Resistencia (Chaco), El club Náutico de Formosa (Formosa), Náutico de Monte Caseros (Corrientes), Náutico de ELdorado (Misiones), Rowing club de Posadas y los clubes paraguayos Deportivo de Puerto Sajonia y el Mbigua. Con el paso y a excepción de los clubes paraguayos hasta hace unos pocos años el CRC era el único club de remo (al norte de Santa Fe o Paraná) donde se practicaba y competía en remo a nivel federado el resto de las instituciones por diferentes causas que algún día quizás sirva para una investigación histórica han dejado a su disciplina fundacional e incluso han dejado de existir como tales.

Con el paso del tiempo y en la década del '50 se produce un incendio en la sede histórica (que era de madera) y se destruye casi totalmente junto con embarcaciones y archivos sociales entonces comienza la reconstrucción del club pero con una sede de mampostería y sus instalaciones societarias.

A partir de la década de los '70 el club recibe un primer aluvión de nuevos socios atraídos fundamentalmente por su playa donde disfrutar del río en épocas estivales a no más de 10 cuadras del centro comercial se transformó en un clásico del correntino "capitalino", el club recibe subsidios oficiales y se construye un estadio con gimnasio cerrado de básquetbol, volley, etc con capacidad para 4000 personas aprox. se inaugura para el campeonato nacional de básquetbol del año 1970 de esta manera pasa a formar parte del club la primera gran obra edilicia.

Bote Escuela

En lo que respecta a la práctica del remo se fue desarrollando y manteniendo como pudo cada vez con menos competencia regional se tornaba más difícil viajar a otro lugares a competir, hasta que a instancia de una gran persona el "Instructor" Cesar Roque Mariño a fines de los '60 renueva la manera de enseñar y aprender a remar "reclutando" cada vez más jóvenes entusiastas, se adquiere un bote que pertenecía al C.R de Santa Fe llamado bote-escuela con capacidad para 8 remeros (4 por banda) con remos largos, pasillo de por medio para circulación del instructor y timonel en popa, con esta escuela Mariño logró entusiasmar y se organizaron las primeras regatas intercolegiales de remo cuyos ganadores eran "premiados" con un viaje al Tigre a competir en las intercolegiales que se desarrollaban en el rió Luján y luego en el canal "Aliviador".

De esa etapa de las intercolegiales el CRC se nutre nuevamente de remeros con mucho esfuerzo año a año se fueron consiguiendo logros nacionales primero en esas competencias educacionales y luego en las competencias oficiales interclubes así tuvimos el campeonato argentino en 2x (doble par) senior de Ricardo Gonzalez y Omar Ferrari en 1982, la representación olímpica en Los Angeles 1984 de O. Ferrari en el 4x (tetra par), el campeonato panamericano en 2x de Ricardo Gonzalez tripulando nada menos que con el recordado Ricardo Ibarra en Venezuela 1986, ambos remeros correntinos abrieron por primera vez las puertas del alto rendimiento en el remo, la selección nacional, las competencias internacionales y los títulos continentales.

A partir de la década de los '90 se produce un segundo aluvión de socios a la institución pero esta vez con un basamento mucho más firme ya que el viejo club se renovó no solo en sus cuadros dirigentes sino en su manera de interrelacionarse con la sociedad correntina brindando servicios, actividades y espectáculos que nunca antes pudieron ser desarrollados por otras instituciones incluso a nivel nacional. Se consiguió ampliar la zona de costa extendiendo la propiedad mucho más al este de la punta Mitre, donde se construyó un playón deportivo y en un futuro no muy lejano estarán las amarras, galpón de botes y carpintería náutica. La sede se amplió con salones de fiesta salón de gimnasia y de reuniones y en el límite oeste del club se construye próximo a la finalización en su primera etapa un edificio 3.094 m² donde se alojaran los deportes de "piso" fundamentalmente como ser, tumbling, gimnasio de pesas, sala de musculación, judo, karate, aerobic, gimnasia femenina,confitería y vestuarios.

Además se cuenta con una pileta de natación de 25m totalmente cubierta y climatizada, de sus aguas surgió como representante olímpico para la posta argentina de Sydney Sergio Ferreyra. El judo posee a Valeria Santa Cruz campeona juvenil sudamericana y un importante número de deportistas en cada una de las 19 disciplinas que se practican.

Esta institución también brinda algunas actividades no deportivas como ser la enseñanza de idiomas (portugués) e informática a través de su laboratorio, realiza congresos y fiestas sociales, con las ventajas que representa para los asociados. El número de socios supera las 10.000 filiaciones con lo cual más que un club ha pasado a convertirse en una Institución de servicios a la comunidad.

El desafío para la generación que hoy comienza a ocupar los puestos en la dirigencia, en especial del remo es casualmente un cambio en la mentalidad, participando de la institución que pensamos en un futuro no muy lejano permitirá si nos organizamos contar con planteles competitivos de real valor nacional e internacional, por lo pronto debemos entender a nuestro club como una unidad y con criterios amplios compartir nuestro nombre y tradición náutica para no sucumbir ante las imposibilidades económicas que nos desafían para el progreso deportivo día a día.